Neuroderechos

Los avances en neurotecnología superan a los gobernantes

Neuroderechos

Nuevos derechos humanos para las amenazas modernas

Neuroderechos. Cualquier tecnología que registre o interfiera con la actividad cerebral se define como neurotecnología.

La neurotecnología, especialmente cuando se combina con la inteligencia artificial, tiene el potencial de alterar fundamentalmente la sociedad.

En los próximos años, será posible decodificar el pensamiento a partir de la actividad neuronal o mejorar la capacidad cognitiva conectando el cerebro directamente a las redes digitales. Tales innovaciones podrían desafiar la noción misma de lo que significa ser humano.

Cuando se adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos en 1948, los desafíos futuros de la Neurotecnología y la Inteligencia Artificial apenas podían imaginarse.

En consecuencia, no existen disposiciones en el documento de derechos humanos para abordar los nuevos riesgos producidos por las innovaciones tecnológicas. Derechos que antes se daban por sentados, como la privacidad mental o la autonomía cognitiva, han caído en peligro con el advenimiento de las neurotecnologías.

La agrupación NeuroRights Initiative, advierte de la importancia de proteger este tipo de derechos.

Rafael Yuste, profesor de Neurociencia de la Universidad de Columbia

“Es necesario añadirlos a la Declaración de Derechos Humanos. No solo hay que velar por el cuerpo, sino también por la mente”

Protección de los derechos de los ciudadanos

Abogamos por marcos de derechos humanos que aborden las amenazas de la neurotecnología y la inteligencia artificial

Para impedir el empleo perverso de la neurotecnología, se proponen cinco neuroderechos:

Derecho a la privacidad mental. Busca evitar que cualquier dato obtenido del análisis y medición de la actividad neuronal sea utilizado sin el consentimiento del individuo.

“Hablamos de pensamientos, pero también del subconsciente. Pueden saber más de ti desde fuera, que tú de ti mismo. Hay que salvar el último reducto de la privacidad personal”

Derecho a la identidad personal. Imponer límites que prohíban a la tecnología alterar el sentido del yo. Que el individuo pueda mantener su autonomía personal, ya que, al conectarse mente y máquina, la conciencia de la persona corre el riesgo de difuminarse.

Derecho al libre albedrío. Está unida a la capacidad de elección del individuo. La persona tiene derecho a tomar sus decisiones libremente sin ser manipuladas por la neurotecnología.

“Es primordial que no exista alteración en este punto, ya que las repercusiones son amplias y muy negativas”

Derecho al acceso equitativo a neurotecnologías de aumentación neurosensional y neurocognitiva. Garantizar el acceso a este tipo de avances a toda la sociedad para impedir la fracturación de la misma en personas aumentadas y no aumentadas.

Este punto debería estar regulado por el principio universal de justicia. “Que solo reciban neurotecnologías aquellas personas que lo necesitan”.

Derecho a la protección contra los sesgos que pueda generar la neurotecnología. Para que los nuevos sistemas no establezcan discriminaciones y distinciones por raza, color, sexo, origen, posición económica, preferencia sexual, opinión o cualquier otra condición.

“Estos sesgos son peores, ya que estarían introducidos en la cabeza. La persona pensaría que es ella la que está mal”

Legislación existente

Cinco puntos que empiezan a ser tomados en cuenta en distintos lugares del mundo. Chile ha sido el primero en fijarse en los riesgos que entraña la neurotecnología. Así, una comisión del Senado del país andino ha materializado los neuroderechos en un proyecto de ley que observan con atención la OCDE, la ONU y las empresas del sector.

Su discusión llegará en marzo y en caso de aprobarse Chile se convertiría en pionero en la protección de la mente. Es más, también se contempla crear una enmienda a la Constitución que defina la identidad mental como un derecho no manipulable y que se podrá intervenir solo por motivos científicos o de salud.

Los neurodatos a día de hoy son el objeto de deseo neoliberal y hay que evitar la vulnerabilidad y el riesgo que supone que estén expuestos y sin protección”, mencionó a la Agencia Efe el senador Guido Girardi.

En España, el artículo 25 de la Carta de Derechos Digitales de la Secretaría de Estado de Inteligencia Digital subraya la protección de los neuroderechos. Esta no tiene rigor legal, pero se puede trasladar a las cámaras parlamentarias para originar las leyes adecuadas.

Mientras, en Estados Unidos, el equipo dedicado a los derechos humanos del Departamento de Estado ha solicitado un dossier sobre el asunto. El gobierno de Joe Biden está interesado en analizar el tema.

“La idea es que poco a poco se sumen más y más países hasta que pueda llegar a Naciones Unidas”, informa Yuste. Según él, es necesario crear una legislación que regule la neurotecnología antes de que sea demasiado tarde. Para ello, se apoya en el Dilema de Collingbridge.

Este académico británico planteó que la tecnología se puede regular cuando es joven, sin esperar a ver sus consecuencias indeseables, u optar por una limitación posterior, cuando ya se conocen sus peores resultados, aunque acabe con el descontrol sobre la regulación.

Yuste apuesta por la prevención. “Cuando se inventan es fácil legislar sobre ellas. Después, no. La neurotecnología puede ser perversa, pero estamos a tiempo de canalizarla de una manera positiva”.

Un descontrol que queda patente en las dificultades para establecer una normativa sobre el uso de las redes sociales. Esto mismo sucedió años atrás con la energía nuclear.

“La regulación llegó tarde. Se fabricaron dos bombas nucleares que acabaron produciendo las dos mayores matanzas de humanos de la historia. A partir de ahí, muchos países, dirigidos por el presidente Eisenhower, fundaron un órgano con el que delimitar su uso. De momento, no ha habido que lamentar ningún problema semejante”.

Los implantes cerebrales son la nueva reacción nuclear. “No volvamos a tropezar en lo mismo”

Fuentes: © 2021 Universidad de ColumbiaAlejandro Cuevas Vidal

Malachite SDR

malachite sdr

Contenido Relacionado